reuters%20large_fQEg3EH6qYf1j26VW9bBnFXU

El Gran Reinicio: cómo el COVID-19 puede impulsar el capitalismo de stakeholders

Foto: World Economic Forum

Este artículo es parte de Capitalismo Futuro, una sección de la Iniciativa Capitalismo Social para destacar las principales ideas y tendencias que impulsan la evolución del sistema por parte de pensadores e instituciones de alta influencia.

Tiempo de lectura: 8 minutos

IDEAS CLAVE

01.

La crisis del COVID-19 es una oportunidad única para movilizar la acción hacia el capitalismo de stakeholders.

02.

Se necesita un Gran Reinicio para un futuro más equitativo y sustentable y un mundo más resiliente.

03.

Es fundamental la sinergia entre gobiernos, empresas, universidades y sociedad civil para generar soluciones conjuntas a retos globales.

04.

Si se usan para el bien público, las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial nos pueden ayudar a resolver las crisis

La pandemia del COVID-19 tomó por sorpresa al mundo entero, provocando ansiedades sobre el futuro de nuestro bienestar: ante la inminente depresión económica, surgen preocupaciones adicionales a la salud, como el desempleo y el porvenir de las economías nacionales, además de la amenaza de que las crisis sociales y ambientales se intensifiquen. 

 

Ante este panorama, el World Economic Forum (Foro Económico Mundial), a través de su presidente Klaus Schwab, lanzó la iniciativa The Great Reset (El Gran Reinicio), que busca aprovechar los cambios globales sucedidos en los últimos meses para detonar un verdadero stakeholder capitalism (capitalismo de grupos de interés) y crear un nuevo contrato social.


De acuerdo a Schwab, hacer realidad el stakeholder capitalism en medio de esta crisis implica "no sólo maximizar el ingreso, sino también usar las capacidades y los recursos de las empresas en cooperación con el gobierno y la sociedad civil para dirigirse a los problemas clave de la década: activamente contribuir a un mundo justo y sustentable".

1/3

Foto 1 y 3:World Economic Forum - Foto2: reuters 

El Stakeholder Capitalism implica no sólo maximizar el ingreso, sino también usar las capacidades y los recursos de las empresas en cooperación con el gobierno y la sociedad civil para dirigirse a los problemas clave de la década: activamente contribuir a un mundo justo y sustentable

—Klaus Schwab

El economista considera que la pandemia abre la oportunidad para que el mundo pueda pensar y actuar en conjunto en transformar los contratos sociales actuales y las condiciones laborales en el mundo. Para que esto suceda, se requiere la participación coordinada de los gobiernos, las empresas, las universidades y la sociedad.

 

En el corazón de esta iniciativa yace una preocupación sobre la fragilidad en que se encuentran el mundo y los cimientos de las sociedades, así como la necesidad de promover su mejora. En particular, el WEF considera que las frustraciones sobre la inequidad en la distribución de la riqueza pudieran llevar a un descontento social masivo.

 

Sin embargo, aún con esta fragilidad, el organismo señala que la respuesta al COVID es evidencia que todos los sectores pueden cooperar rápidamente a favor de metas comunes ante las crisis: las poblaciones en todo el mundo, por ejemplo, han cambiado sus hábitos para cuidar de otros, y el sector privado ha modificado sus prácticas para mantener a flote a sus empleados y para impulsar la salud pública.

 

La propuesta del Gran Reinicio tiene tres ejes: buscar resultados más justos en el mercado; hacer inversiones para metas compartidas como la equidad y la sustentabilidad, y usar las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial para apoyar al bienestar público.

1. Buscar resultados más justos en el mercado 

 

El Great Reset plantea que los gobiernos sienten las bases y propicien condiciones para la economía de grupos de interés a través de diferentes reformas. Por ejemplo, mejorando la coordinación entre actores para temas regulatorios, fiscales y de impuestos. 

 

Una parte importante de estas reformas viene de mejorar los acuerdos de comercio internacional para crear un sistema más abierto y justo entre países que reduzca la burocracia y las medidas restrictivas innecesarias.

Además, cualquier reforma debería estar implementada principalmente para conseguir resultados más justos para todos los sectores: Schwab menciona posibles cambios a los impuestos sobre la riqueza, retirar los subsidios para los combustibles fósiles, y definir nuevas reglas en la propiedad intelectual, el comercio y la competencia.

2. Invertir para metas compartidas como la equidad y la sustentabilidad

 

La iniciativa explica que los grandes paquetes de inversión pública que diversos países han activado a raíz del COVID-19 no deben usarse para llenar las grietas del sistema, sino crear un sistema más resiliente, equitativo y sustentable. 

Esto implica invertir en la infraestructura verde urbana y ofrecer incentivos desde el gobierno a las industrias para que mejoren en las mediciones de ESG (de medio ambiente, sociales y de gobernanza).  

En cuanto a la iniciativa privada, significa que las compañías deben invertir en la inclusión, equidad laboral y en la diversidad, y buscar aminorar el impacto de problemas sociales como el racismo, la desigualdad de género, y la discriminación a la orientación sexual en la vida profesional.

Hillary Cottam, diseñadora social e innovadora en sistemas de bienestar, considera que los cambios estructurales solo sucederán si se les diseña. En un diálogo reciente sobre el Gran Reinicio,  afirmó que deben atenderse tres crisis en el contexto del COVID: primera, que una gran parte de la clase trabajadora ya pensaba que sus condiciones son precarias y que las redes de seguridad no funcionan para ellos. 

La segunda crisis es el desempleo, que no puede pensarse como un problema uniforme, sino que impacta distinto de acuerdo a factores como edad, género y raza. Y la tercera: la catástrofe ambiental que se avecina si continúa avanzando el calentamiento global, urgiendo la transición hacia una economía limpia.

Lo ‘normal’ ya era una crisis. En todas nuestras respuestas en el periodo tras la Segunda Guerra Mundial no abordamos adecuadamente el contrato social, la emancipación de los seres humanos alrededor del mundo para que pudieran participar en un mundo que hoy pueden ver a través de la tecnología, pero no ser parte de él

— John Kerry

3. Usar innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial para apoyar al bien público

Schwab considera que así como las compañías, universidades y otros actores han hecho sinergias para acelerar el desarrollo de vacunas, exámenes de diagnóstico y respiradores para hacer frente al COVID-19, pueden colaborar en otros retos sociales y de salud.

El Great Reset imagina qué tipo de innovación se pudiera lograr si colaboran más industrias en todos los países para el bien social, y cómo pudieran sobrevivir y crecer las alianzas que surgieron durante esta crisis. 

Entre estas conversaciones, destaca la necesidad de apoyar a los trabajadores, capacitándoles en tecnologías avanzadas que les permitan participar en la Cuarta Revolución Industrial y sobrellevar mejor los vaivenes de una economía cambiante. Las empresas pudieran ofrecerles, por ejemplo, aprendizaje en machine learning, robótica y el uso de pantallas táctiles.

En cuanto a gobiernos, significa cambios como crear programas para  entrenar a los ciudadanos en alfabetismo digital y de inteligencia artificial entre los ciudadanos, e invertir fuertemente en la investigación relacionada a la Cuarta Revolución Industrial.

John Kerry, miembro del Jackson Institute for Global Affairs de Yale University y ex candidato a la presidencia de EEUU, precisó que cualquier “reinicio” implica más que sólo presionar un botón para regresar a como las cosas eran antes.

Para Klaus Schwab, la oportunidad que presenta esta crisis es inigualable: “Tenemos una ventana de oportunidad única pero estrecha para reflejar, reimaginar y dar reinicio a nuestro mundo para crear un futuro más saludable, más equitativo y más próspero.”

 

La nueva normalidad solo será verdaderamente nueva si nos atrevemos a diseñar un futuro mejor e impulsar los cambios que se requieren para hacerlo realidad.


Para leer más de esta iniciativa, sus eventos y sus diálogos, puedes visitar el micrositio del World Economic Forum aquí.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe el mejor contenido para impulsar una visión más humana de la empresa.

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco

La Iniciativa Capitalismo Social es un proyecto del
CENTRO EUGENIO GARZA SADA. Para mayor información sobre el Centro, su investigación y sus actividades,

da clic aquí

Aviso de privacidad