Captura de pantalla 2022-02-19 174306.png

El futuro del capitalismo:
Liderazgo empresarial para el impacto positivo

“Cuando como empresa empiezas a verte como ciudadano y a la sociedad como tu principal grupo de interés, te tienes que involucrar. No puedes florecer como empresa en una isla de sufrimiento. Debemos descifrar cómo ser la solución, participando con gobierno y sociedad civil.” 
- Raj Sisodia

Tiempo de lectura: 9 minutos

IDEAS CLAVE

01.

Las consecuencias de hacer negocios como siempre ya no son costeables para la sociedad.

02.

Es momento de reconocer que el capitalismo necesita una afinación detallada y este cambio en el modelo debe ser liderado por las empresas, reconociendo a la sociedad como su principal grupo de interés. 

03.

El sector empresarial debe tomar el liderazgo en alianza con el gobierno y la sociedad civil.

04.

Las empresas y líderes empresariales deben responsabilizarse y rendir cuentas de los efectos de su actividad, procurando tener un impacto positivo en cada área.

Las empresas deben asumir su responsabilidad y tomar el liderazgo para hacer negocios con un impacto positivo para la sociedad. Ya no pueden seguir haciéndose los negocios como siempre se han hecho. 

 

Así lo plantearon Raj Sisodia, presidente del Centro de Empresas Conscientes del Tecnológico de Monterrey y Federico Garza Santos, presidente del Centro Eugenio Garza Sada, quienes participaron en el Conversatorio El futuro del capitalismo: tendencias globales, respuestas locales y experiencias prácticas. 

El diálogo fue dirigido por Francisco Fernández, director ejecutivo del Centro de Empresas Conscientes del Tec de Monterrey, quien invitó a repensar el capitalismo y a ver cómo el Centro Eugenio Garza Sada con la Iniciativa Capitalismo Social es un gran ejemplo a nivel local de este movimiento.

 

Sisodia,  cofundador y copresidente de Conscious Capitalism International, señaló que el sector empresarial debe tomar el liderazgo, pero no ser el único actor ya que también están el gobierno y la sociedad civil. 

 

“El sector empresarial debe despertar, crecer y hacerse presente, en otras palabras, debemos ver la foto completa. No estamos en una isla, somos parte de la sociedad, somos parte de este planeta y, por lo tanto, debemos actuar en consecuencia y aparecer en relación a los grandes problemas que nuestro mundo enfrenta”, explicó.

 

“No podemos esperar a que gobiernos u otras entidades los resuelvan, tenemos que movilizarnos, y creo que sí está pasando. La alianza de los tres sectores, con el sector privado tomando el liderazgo desde un punto de vista que no sea cómo hacemos que los negocios tengan más ganancias, sino cómo construimos una sociedad ideal”. 

 

Durante mucho tiempo nadie se tomó un momento para ver dónde se necesitaba ajustar al capitalismo, algo que es necesario hacer, ya que un modelo no puede funcionar bien para siempre, señaló Garza Santos durante el evento organizado por el Centro de Empresas Conscientes del Tec de Monterrey y el Centro Eugenio Garza Sada.

 

“Creo que hemos sido lentos en reconocer que nuestro modelo necesita una afinación detallada, eso no quiere decir que el modelo sea equivocado, pero creo que si no hacemos eso a tiempo vamos a tener que lidiar con cosas muy difíciles”, advirtió, “hay muchas señales de alarma, hemos visto muchos movimientos populistas de derecha y de izquierda y se ha puesto en peligro la democracia”. 

 

Garza Santos apunta a que hay una gran brecha de inequidad que ya no es sostenible, por simple psicología social ya no se puede seguir creciendo de manera desigual y esperar que las cosas se mantendrán estables. 

 

Desde el Centro Eugenio Garza Sada se cree que quien tiene que asumir el liderazgo y ser pionero en estos cambios en el modelo económico es el empresariado, ya que tienen un gran poder y, por ende, una gran responsabilidad. 

 

“Con gran responsabilidad tienes que levantar la voz si las cosas no van bien y creo que eso es algo que tradicionalmente no ha sucedido en México y es, probablemente, lo que le costó la vida a Don Eugenio, pero no hay otra manera”, explicó Garza Santos, “creo que necesitamos hacerlo, necesitamos hablar, necesitamos participar en política, eso no significa que seamos políticos o que vayamos a participar en elecciones, pero sí necesitamos sobresalir en términos de lo que veamos debe hacerse”. 

 

Garza Santos añadió que una forma en que las empresas pueden comenzar a levantar la voz es hablando sobre las buenas prácticas que tienen porque eso inspira a otras personas a implementar buenas prácticas y crear un círculo virtuoso, en donde se puedan conocer y replicar acciones que funcionan, algo que se ha fomentado desde la Iniciativa Capitalismo Social a través de la documentación de historias de éxito.

 

Raj consideró que si la empresa no está teniendo un impacto positivo en el mundo, hay que repensar esa empresa, ya que la sociedad debe ser su primer grupo de interés. 

 

“Nuestras empresas deben ser ciudadanos también y tener esa mentalidad, que significa un sentido de responsabilidad por el bienestar colectivo y florecimiento de la sociedad”, explicó, “somos miembros de la sociedad y por lo tanto tenemos que participar en las conversaciones de los asuntos sociales que emergen y encontrar soluciones. Creo que las empresas son muy buenas para innovar, para encontrar soluciones ganar-ganar y creo que tenemos que continuar jugando ese rol”. 

 

Para el líder intelectual del movimiento Conscious Capitalism, cuando la empresa se ve como ciudadano y ve a la sociedad como su principal grupo de interés, se tiene que involucrar y debe reconocer que no puedes florecer como empresa en una isla de sufrimiento. 

 

“Si hay sufrimiento a nuestro alrededor, debemos descifrar cómo ser parte de la solución. Tomando el liderazgo al organizar a la comunidad empresarial y luego invitar a las ONGs, universidades, sociedad civil, y el gobierno, a participar en encontrar soluciones creativas”, reiteró el autor de once libros y más de 100 artículos académicos,

 

Hizo la metáfora de la sociedad como una mesa de tres patas, vitales para su sostenimiento: empresas, gobierno y sociedad civil que necesitan operar de una manera que contribuya al florecimiento del todo, con una visión de lo que es una sociedad ideal. 

 

Para Raj hay un sentido de urgencia para repensar todos los aspectos de los negocios ya que de otra forma sería autodestruirnos: ¿Por qué lo hacemos? ¿Cómo lo hacemos? ¿Cuál es el impacto? ¿Cuál es nuestra definición de éxito? ¿Cuál es el tiempo en el que lo queremos lograr?. 

 

“La realidad es que no hay nada en este mundo que sea un efecto secundario, hacemos algo y tiene efectos. Ahora tenemos que responsabilizarnos y rendir cuentas por todos esos efectos y asumir el compromiso de tener un impacto positivo en cada una de esas áreas, antes pensábamos que eso era imposible”, señaló. 

 

“Es posible hacer negocios con un impacto positivo en al menos ocho dimensiones: financiera, capital, intelectual, capital social, bienestar emocional, bienestar psicológico, bienestar espiritual, bienestar ecológico, bienestar físico y un impacto positivo en la cultura”. 

 

Garza Santos finalizó su intervención enfatizando que estas prácticas no son exclusivas de las empresas grandes, sino para todas las empresas.  

 

"Es cómo tratas a otros, es no pagar un salario que sabes que no es suficiente. Es simple decencia humana y responsabilidad".